Sábado 25.05.2019

Obesidad: Cómo pueden ayudar la familia y los amigos

Un texto que pide apoyo a las personas más cercanas para hacer más aliviado el camino del tratamiento, y lograr mejores resultados.

Querido/a…………………………………………:
Yo sé que me querés y deseás que sea feliz. Por eso decidí escribirte: para que veas si podés acompañarme -y de qué forma- en este camino que está lleno de cambios, esperanza y mucha fe.

Mi obesidad es un problema. Aprendí que verlo así es un primer paso hacia mi recuperación. Estar gordo/a no es sólo una cuestión estética: tiene consecuencias físicas, psicológicas y sociales con las que estuve conviviendo. Por estas razones quizás a veces me hayas encontrado de mal humor, deprimido/a o aislado/a.

Ahora que estoy trabajando sobre mi obesidad, sería importante para mí contar con tu ayuda: solo/a es más difícil. ¿Cómo podrías ayudarme? Tal vez puedas poner en práctica alguna de estas ideas:

  • Preguntame cómo podés ayudarme; puede ser un buen comienzo.
  • Hacé ejercicio conmigo. Por ejemplo, salir a caminar conmigo cada día sería una oportunidad para pasar tiempo juntos, hablar y compartir. Todo eso me puede ayudar.
  • Mantengamos la casa y la familia relajadas. Esto permitirá que yo pueda prestar atención a mi necesidad de cambiar hábitos de comer y de actividad física. Tené una actitud positiva: sé que no es fácil ser alentador todo el tiempo, pero el apoyo continuo de tu parte y de otros que me rodean me puede ayudar.
  • Hablá con otros que están en mi misma situación. Te daría otra visión de lo que me pasa y tal vez me entenderías más.
  • Aprendé a ignorar y perdonar mis recaídas. Fijate cómo reaccionás ante mis tropezones, en mis períodos de aumento de peso o atracones. Necesito sentirme acompañado/a y no observado/a, presionado/a, enjuiciado/a. Las recaídas no son divertidas para mí, ni responden a mi voluntad. Hacen que me sienta mal. Te pido que seas comprensivo/a mientras yo hago mi tratamiento.
  • Alentame. Tus palabras pueden ser clave para mi proceso. Recordame lo importante que soy para vos,  que puedo contar con tu amor y apoyo en esta nueva etapa.
  • No escondas la comida. Cuando la encuentro me siento resentido/a.
  • No me amenaces. La conducta cambia mejor con un toque suave, no con la presión.
  • No evites situaciones sociales por mi peso. Esto no me hace sentir bien.
  • No esperes la perfección, ni un 100% de recuperación. El problema con mi peso es algo que debo aprender a controlar, no a curar. Habrá períodos de aumento de peso y de comer de más. Estoy aprendiendo a apreciar mis logros y a superar los contratiempos, ¿podrías hacer lo mismo?
  • No me sermonees, critiques ni reprimas. Estas actitudes me hacen sentir peor y eso no me ayuda para seguir adelante.
  • No me culpes por mi obesidad. La obesidad es una enfermedad con varias causas de origen y mantenimiento, tanto fisiológicas como psicológicas. Tu apoyo y aliento podrán más que la culpa y la vergüenza.

Tu ayuda y mi trabajo son la alianza perfecta para llegar a la meta deseada. ¡Gracias!

Firmado: ………………………………………..    FECHA: ……… / ……… / ………..

Coméntenos: ¿Ya pidió alguna ayuda para hacer más aliviado su camino? ¿Cuál? ¿Cuál fue el resultado?

Obesidad: Cómo pueden ayudar la familia y los amigos
Comentarios