Miércoles 19.06.2019

¿Por qué mi dieta no funciona?

Si está siguiendo un plan para bajar de peso y los resultados que le devuelve la balanza no son los esperado es momento de investigar qué está sucediendo. Con pequeños cambios podemos empezar a ver resultados concretos

balanza-obeso
balanza-obeso

Si usted está siguiendo un plan para bajar de peso y los resultados que le devuelve la balanza no son los esperados… es momento de revisar qué está sucediendo.

Transfórmese en detective de sus acciones y hábitos. Generalmente son pequeños grandes detalles a los cuales no damos suficiente importancia los que hay que modificar para avanzar más sostenidamente hacia el objetivo. Hay varios tips que tener en cuenta.

Ponga atención en:

* Los cereales para desayuno. Algunos tienen hasta un 40% de azúcar (mientras que el helado tiene de 21 a 27%; el postre comercial, de 15 a 17%, y las galletitas dulces, entre 36 y 46%). Elija copos sin azúcar.

* Pan blanco, galletitas refinadas, arroz blanco. Si los usa, cambie a las versiones integrales: su aporte de fibra proporciona mayor saciedad y por lo tanto ayuda a sostener la dieta.

* Las etiquetas de los alimentos. El contenido de azúcar de un alimento puede ser más alto que lo que usted cree, o puede nombrarse como fructosa, sacarosa, jarabe de maíz u otras. Algunos productos rotulados como light tienen modificaciones en su fórmula que no resultan significativas a la hora de contar las calorías o grasas. Adopte el hábito de leer con atención las etiquetas.

* Los jugos de fruta y las gaseosas. Aunque no lo parezca, las bebidas con azúcar tienen un impacto mayor en el peso que los alimentos sólidos. Mientras un jugo de frutas exprimido que tiene muchas vitaminas aporta 45 calorías cada 100 mililitros (un vaso chico), un jugo envasado suma entre 45 y 75; p    or su parte, el agua saborizada incorpora 30 calorías. A la hora de hablar de las gaseosas, las bebidas más consumidas en las grandes ciudades, gaseosa común tiene unas 90 calorías cada 100 ml, las versiones dietéticas, o light aportan entre 19 y 2,5 calorías. Si no esta haciendo actividad física intensa reduzca drasticamente el consumo de azúcar.

* Los condimentos en sus comidas. El buen sabor ayuda a disfrutar de la comida que nos indica el plan y a no buscar “agregados”. A algunas personas el sabor picante les genera saciedad.

* Los amigos. Estar en contacto permanente o hacer salidas con amigos obesos que no se cuidan aumenta la probabilidad de no bajar.

* El tiempo que le lleva comer. Ponga atención en el masticar: hágalo lentamente y con su atención puesta en ello. Cuanto más tiempo esté la comida en la boca será mayor la saciedad.

* ¿Evita los espejos? El modo en que cada uno se aproxima físicamente a los alimentos -si se abalanza sobre el plato, si come parado, si carga el tenedor mientras mastica el bocado anterior- habla de una actitud general con la comida. Comer frente a un espejo en una buena herramienta para hacer conscientes ciertas actitudes.

* Comer en el trabajo o cenar mirando televisión. Almorzar frente a la computadora o mientras trabaja, o cenar con la televisión encendida, resta posibilidad de medir lo que come. Haga una pausa para comer (si puede salga de la oficina), y apague tele y teléfono para cenar. Si escucha música, que sea muy tranquila.

* El color y el tamaño del plato. Comer en un plato del mismo color que la comida, o demasiado grande, suele inducir a comer más. Elija un plato tamaño postre de color contrastante con la comida. Es un truco para que la porción parezca más grande.

* ¿Duerme lo suficiente? El cansancio altera la relación entre la grasa y el cerebro: baja el nivel de la hormona de la saciedad, y aumenta la que estimula el apetito.

* ¿Se siente acompañado en su plan? Algunas personas aumentan su motivación cuando están acompañadas en el camino. Tal vez le sea útil participar de un grupo donde pueda compartir inquietudes, dificultades y recibir sugerencias.

* Decir que no cuando es necesario. Si no puede más que aceptar cuando le ofrecen comida o bebida que no está en su plan, trabaje para ir modificando poco a poco su actitud en ese sentido. Poder comunicar su decisión con firmeza y cordialidad es una de las claves para seguir adelante con éxito.

* ¿Está recién casado o divorciado? Son dos situaciones en las cuales se suele hacer más difícil sostener una dieta: se come más rico, tal vez con su pareja que no tiene problemas de peso, se llama más al delivery, o se hacen comidas desordenadas. Ponga atención y observe sus nuevas actitudes para que no afecten su objetivo de bajar de peso.

Para sostener mejor la actividad física

* Elija una actividad que le guste.

* Si hace algo liviano, como yoga, sume caminatas rápidas o clases con más movimiento.

* Haga ejercicio con otro o en grupo.

* Levante pequeñas pesas. Es efectivo para mantener los músculos en funciones.

* Ejercite con música.

¿Por qué mi dieta no funciona?
Comentarios