lunes 15.07.2019

Los riesgos mortales del monóxido de carbono

La utilización de calefones y estufas en la etapa más fría del año aumenta los riesgos de intoxicación con monóxido de carbono, ya que muchos no dejan ventilación alguna en casas y departamentos. Sepa como prevenirse de este mal que pone en riesgo la vida y afecta anualmente a miles de argentinos

 Durante las épocas de bajas temperaturas aumenta el uso de calefacción y los ambientes permanecen cerrados, incrementando el riesgo de intoxicación por monóxido de carbono (CO). Se trata de un gas tóxico que ingresa al cuerpo a través de la respiración y puede provocar dolor de cabeza, náuseas, vómitos, desmayos e incluso la muerte por envenenamiento. 

 Se calcula que en la Argentina unas 1800 personas se intoxican por año con CO y unas 200 pierden la vida.

 El monóxido de carbono se produce como consecuencia de la combustión incompleta de gas, carbón, querosén, petroleo, tabaco o madera o cualquier otro elemento que contenga carbono. El CO lo generan chimeneas, calderas, estufas, calefones, termotanques, hornallas, hornos, calentadores o motores a combustión funcionan mal, no tienen ventilación o esta es insuficiente.

 El CO es muy tóxico porque no se detecta a través de los sentidos ya que es incoloro inodoro e insípido. Las estadísticas muestran que el 72% de los accidentes fatales por monóxido de carbono se deben a calefones que tienen mala combustión o no tienen ventilación.

Un peligro mortal

 Si se respira, aunque sea en moderadas cantidades, el monóxido de carbono puede causar la muerte por envenenamiento en pocos minutos porque sustituye al oxígeno en la hemoglobina de la sangre. Como consecuencia, el corazón, el cerebro y el cuerpo sufren su falta y presentan signos de toxicidad.

 Una vez respirada una cantidad bastante grande de monóxido de carbono (teniendo un 75 % de la hemoglobina con monóxido de carbono) la única forma de sobrevivir es respirando oxigeno puro. Cada año un gran número de personas pierde la vida accidentalmente debido al envenenamiento con este gas. 

Las personas más sensibles al monóxido de carbono

Los niños pequeños.
Las mujeres embarazadas.
Los adultos mayores.
Quienes sufren una enfermedad cardíaca o pulmonar.

La exposición, incluso durante un período breve, puede producir daños irreparables, alterar el funcionamiento del sistema nervioso y provocar desde cambios de humor y cefaleas permanentes hasta lesiones neurológicas.

Cómo prevenirse

 El uso de artefactos que funcionan a gas y querosén aumenta el riesgo de intoxicaciones con CO. Para reducir el peligro es conveniente tomar las siguientes medidas de seguridad. 

1 - Verificar que la llama de su cocina sea de color azul. En caso de que sea amarilla, naranja o rojiza, llamar a un gasista matriculado.

2 - Revisar anualmente por un gasista matriculado el funcionamiento de calefones,  termotanques, cocinas a gas, salamandras, calderas y estufas para controlar si existe alguna pérdida antes de encender los artefactos cada otoño. 

3 - Evitar la instalación de calefones en el baño y no utilizar artefactos que no sean de tiro balanceado.

4 - Revisar que los conductos de ventilación no hayan sido tapados por suciedad o nidos de aves.

5 - Al comprar artefactos que funcionan a gas, controlar que tengan el logotipo de modelo aprobado.

6 - Evitar las salamandras o estufas a querosén. Y, en caso de hacerlo, retirarlas del ambiente antes de acostarse.

7 - Apagar las estufas o pasarlas a piloto antes de salir del hogar.

8 - Dejar siempre rendijas de 5 cm abiertas para permitir la circulación de aire y la renovación con el exterior.

9 - Nunca usar las hornallas del horno o la cocina para calentar el ambiente.

10 - Si tiene dudas sobre la posibilidad de alguna pérdida, cerrar la llave de paso del gas después de usar los artefactos mientras espera la visita del gasista.

Señales de intoxicación

-Dificultad respiratoria.
-Dolor en el pecho y en la cabeza.
-Somnolencia.
-Debilidad muscular.
-Irritabilidad.
-Latidos cardíacos rápidos.
-Convulsiones.
-Náuseas y vómitos.
-Deterioro del juicio.                                                                                                          --Pérdida del conocimiento.
-Coma, estado de shock.

Advertencia

Recuerde siempre que por más frío que haga afuera nunca es bueno que un ambiente esté calefaccionado de manera excesiva y genere embotamiento. Siempre debe haber una correcta ventilación. Ante la menor duda que tenga abra las ventanas y puertas para oxigenar el ambiente.

Los riesgos mortales del monóxido de carbono
Comentarios