Miércoles 19.06.2019

Hipertensión arterial: los que la controlan viven más

Este mal conocido  como El asesino silencioso -por no tener síntomas que lo delaten- afecta a un tercio de la población mundial. Afecta más a los hombres que a las mujeres hasta a la aparición de la menopausia -etapa en que se iguala- y si no se lo trata puede derivar en infartos, accidentes cerebrovaculares y complicaciones renales 

Se conoce como hipertensión arterial a la elevación sostenida de la tensión arterial (ya sea sistólica, diastólica, de acuerdo a las etapas del ciclo cardíaco, o ambas) y se diagnostica cuando los valores superan en más de tres oportunidades los 139/89 mmHg (milímetros de mercurio) en un periodo de tiempo no extenso. De acuerdo con numerosos estudios internacionales, una presión constante que supere la cifra trece-ocho/ocho-nueve produce un aumento de la morbilidad y mortalidad por diversas causas; enfermedad coronaria, accidentes vasculares cerebrales, insuficiencia cardíaca, enfermedad vascular perisférica e insuficiencia renal. 

La hipertensión arterial afecta a un tercio de la población mundial y es el primer motivo de consulta en los en los servicios médicos de atención primaria, sobre todo en los adultos mayores, ya que la tensión sanguínea aumenta con la edad. La predisposición es mayor en los hombres que en las mujeres, aunque esta tendencia desaparece cuando ellas llegan a la menopausia y desaparece el efecto de algunas hormonas femeninas que se resultan protectoras; a partir de entonces se iguala. 

En el 90 % de los casos la causa de la hipertensión arterial es desconocida y se la denomina hipertensión esencial, que tiene una importante influencia hereditaria.al resto de los casos se los denomina hipertensión arterial secundaria que puede ser tratada y desaparecer para siempre sin requerir tratamiento a largo plazo. También puede ser la alerta para localizar otras enfermedades  de las que la hipertensión arterial es únicamente una manifestación clínica.

Los pacientes hipertensos que cumplen con su tratamiento -hoy existe una amplia variedad de fármacos que permiten personalizar el tratamiento con pocos o nulos efectos secundarios- tienen menos posibilidades de desarrollar hipertensión grave no insuficiencia cardíaca congestiva. En el mismo sentido corren los consejos de los profesionales vinculados a mantener la actividad física, buenos hábitos alimentarios y el respeto por los horas de sueño.

PARA TENER EN CUENTA

semaforo de alim

Hipertensión arterial: los que la controlan viven más
Comentarios