Vivir Mejor

Vivir Mejor Noviembre 2014: Piedra libre al melanoma

Vivir Mejor Noviembre 2014: Piedra libre al melanoma

 

¿Cuánta atención le presta usted a su piel? ¿Se ocupa de tratar las señales del paso del tiempo, las arrugas, la falta de elasticidad, la sequedad? ¿Pone el mismo énfasis en los lunares, en los cambios en su piel, en las manchas?

De acuerdo al Registro Argentino de Melanoma Cutáneo, en los últimos años se duplicaron los casos de melanoma, cáncer de piel que tiene altas tasas de mortalidad a pesar de ser una enfermedad que, detectada y tratada a tiempo, es curable.

El cáncer es un conjunto de enfermedades que comienzan en el interior de las células cuando el proceso de crecimiento y reproducción se descontrola permitiendo el desarrollo de nuevas células anormales e innecesarias que forman una masa de tejido llamado tumor.

Un tumor se considera maligno cuando

* Puede poner en peligro la vida.
* Puede volver a crecer después de haber sido extirpado.
* Puede invadir tejidos y órganos cercanos.
* Puede diseminarse a otras partes del cuerpo y producir metástasis.

Todas estas características son propias del melanoma, un tipo de tumor peligroso y agresivo porque sus células pueden desprenderse del lugar de origen, viajar por los vasos linfáticos o capilares sanguíneos y alojarse en los ganglios o en diferentes órganos.

 

Íntimamente relacionado con la sobreexposición a los rayos solares, los tumores suelen formarse en la cabeza, la cara, el cuello, las manos y los brazos por ser precisamente las zonas más expuestas al sol. Esta localización puede variar según el sexo: mientras en las mujeres es más común en los miembros inferiores, en los varones suele presentarse con más frecuencia en el tronco.

Para aumentar la concientización cada año se realiza la Campaña Nacional de Prevención del Cáncer de Piel, una instancia organizada por la Sociedad Argentina de Dermatología que, en forma gratuita, anima a la población a consultar con un dermatólogo en las salas de hospitales y centros sanitarios de todo el país.

Qué se debe controlar

* Sus lunares, primeros en manifestar la presencia de esta enfermedad a través de cambios en la coloración o el tamaño.
* La aparición de una pequeña área pigmentada sobre la piel sana.

 

¿Quiénes tienen más riesgo?

Las personas que tienen:
* Piel muy blanca que siempre se enrojece y nunca se broncea.
* Muchos lunares o lunares atípicos.
* Antecedentes familiares: parientes que hayan padecido melanoma.

Sin embargo, los factores más determinantes son:
* Exposición solar repetida y desde la infancia.
* Historia personal de quemaduras solares reiteradas.
* Uso de cama solar: las dosis de rayos ultravioleta (UV) artificiales se acumulan a las de UV solares y refuerzan el efecto cancerígeno.

¿Qué puede hacer usted?

Además del autoexamen de piel y lunares y de las claves básicas para tomar sol en forma responsable, puede acercarse al servicio de dermatología de cualquier hospital donde el especialista:
* Utiliza buena iluminación, lupa y/o dermatoscopio.
* Realiza un examen completo que consiste en ubicar la lesión, evaluarla de acuerdo a los criterios del ABCDE, inspeccionar y palpar la zona afectada y toda la superficie cutánea, palpar los ganglios linfáticos.

El cáncer de piel se cura si se detecta a tiempo. Visitar al dermatólogo una vez al año es la decisión más  inteligente y saludable.

 

Autoexamen, todos los meses

* Párese frente a un espejo y observe su rostro, orejas, cuello, pecho y abdomen.
* Observe los brazos, las palmas de sus manos y el área debajo de las uñas. Flexione los codos y revise cuidadosamente el dorso de los brazos, los antebrazos y las axilas.
* Sentado, observe el frente de sus muslos, las rodillas, el dorso de los pies, entre los dedos y el área debajo de las uñas.
* Revise la nuca y cuero cabelludo con un espejo de mano reflejando la imagen en otro que esté sobre la pared. En caso de no poder hacerlo solo, pida ayuda.
* Examine minuciosamente la espalda, la parte posterior de las piernas y los glúteos. No olvide la planta de los pies y entre los dedos. Puede ser útil usar un espejo de mano y otro colgado como en el ítem anterior.
* Chequee sus pantorrillas, nalgas, área genital, espalda baja y parte superior de la espalda incluyendo la trasera del cuello. Al hacer este auto chequeo busque el ABCDE de los lunares.

ABCDE de los lunares, todos los años

Examine sus lunares y observe si presentan:
* Asimetría. Una mitad del lunar es diferente de la otra.
* Borde irregular y poco definido. Los lunares normales son ovalados o redondos. En el melanoma pueden ser desiguales o agrietados.
* Color. Variado, de diferentes tonos del marrón, negro, azul y rojo. Los lunares normales suelen ser de un solo color.
* Diámetro. Mayor de 6 mm o aumento rápido del tamaño del lunar. Los lunares normales suelen tener el tamaño de la goma de borrar que se encuentra en algunos lápices.
* Elevación. Una zona del lunar por encima de la superficie de la piel.

 

La prevención adecuada

La precaución en la exposición solar debe mantenerse durante todo el año y no sólo en verano, cuando el riesgo aumenta debido a la intensidad de los rayos solares. Para que el sol no se transforme en un riesgo, el Instituto Nacional del Cáncer (INC) recomienda que la población en general, y en especial los niños y adolescentes, adopten las siguientes precauciones:
* Evitar exponerse al sol entre las 10 y las 16 horas.
* Buscar lugares a la sombra.
* Cubrirse con ropas, sombreros y anteojos de sol.
* Utilizar protector solar de al menos 20 FPS (Factor de Protección Solar).
* Los bebés menores de un año deben evitar completamente la exposición.
* Revisar los lunares periódicamente y consultar al dermatólogo una vez al año.

¡Hasta la próxima!

Prof. Dr. Alberto Cormillot


o Registrate






Recuperar Contraseña