Artículos 339Articulos Relacionados 20Notas de Editorial Reacionadas 173Videos Reacionados 316Términos Reacionados

15.06.2012 | Un nuevo factor de riesgo psicosocial

La economía también golpea al corazón

Las crisis del sudeste asiático y del fin de la convertibilidad aumentaron las muertes por infarto cardíaco y accidente cerebrovascular.

Temas: Salud
A+ A-

De Diario La Nación /Por Sebastián A. Ríos

Las crisis económico-financieras no sólo producen desempleo y recesión. Debido al profundo estrés emocional que ocasionan, también causan más muertes por infartos y por accidentes cerebrovasculares (ACV). Las crisis matan gente. Eso es lo que demuestra un estudio de cardiólogos argentinos que analizó el impacto de la crisis del sudeste asiático (1998-1999) y de la caída de la convertibilidad (2001-2002) sobre la evolución de la tasa de mortalidad cardiovascular.

"Durante los años de las crisis estudiadas, la caída de la tasa de mortalidad no sólo se detuvo, sino que incluso se incrementó la mortalidad asociada al infarto y al accidente cerebrovascular (ACV) -indicó el doctor Alvaro Sosa Liprandi, coautor del estudio-. En la crisis de 1998-1999, por ejemplo, la mortalidad cardiovascular se incrementó un 5,4%, mientras que en la de 2001-2002 la tasa de ACV aumentó un 13% en los menores de 65 años."

"Si bien la tasa de mortalidad por enfermedad cardiovascular descendió un 24,72% entre 1995 y 2005, esa tendencia descendente se vio interrumpida en dos ocasiones: la primera, durante la crisis del sudeste asiático, y la segunda, tras la caída de la convertibilidad", dice la doctora María Inés Sosa Liprandi, coordinadora de investigación cardiovascular del Sanatorio Güemes y principal investigadora del estudio, cuyas conclusiones publicó online la Revista Argentina de Cardiología.

Estos porcentajes pueden ser traducidos a números de muertes concretas. Los investigadores calcularon cuántas muertes extras en un año causó cada crisis por sobre el número esperable según la tendencia de la curva de mortalidad cardiovascular.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Como resultado de la crisis del sudeste asiático, en 1999 murieron en todo el país 3027 personas más por enfermedad cardiovascular que en 1997, de las cuales 2379 fueron por infarto agudo de miocardio.

Pero así como la crisis del sudeste asiático tuvo un mayor impacto sobre el corazón de los argentinos, la que se asoció a la caída de la convertibilidad hizo mella en la cabeza. De las 708 muertes extras por enfermedad cardiovascular que se produjeron en 2002 en comparación con 2001, 619 fueron por ACV. ¿Por qué una crisis se ensañó con el corazón y la otra con el cerebro? Ese es un interrogante para el que los expertos aún no tienen respuesta.

El precio del estrés

La hipótesis de que las crisis económico-financieras tienen un impacto negativo sobre la salud cardiovascular de la población, comparable al de una catástrofe natural, cuenta ya con muchas evidencias en su favor.

Investigadores de la Universidad de Duke, por ejemplo, evaluaron el comportamiento de la tasa de mortalidad por infarto en relación con la fluctuación del índice Nasdaq para concluir que entre julio de 2008 y enero de 2009 la tasa de infartos se incrementó en sintonía con la caída de ese índice bursátil de Nueva York, para luego retraerse a medida que el Nasdaq se recuperaba.

En la Argentina, un estudio precursor sobre el impacto local de las crisis fue el que realizó el doctor Enrique Gurfinkel, de la Fundación Favaloro, que analizó sus efectos a partir de 3220 hospitalizaciones ocurridas entre 1999 y 2004, y consignadas en el Registro Global Multicéntrico de Eventos Coronarios Agudos.

Las conclusiones a las que arribó son las mismas a las que llegaron los doctores Sosa Liprandi y sus colegas, que reconocen el trabajo de Gurfinkel como fuente de inspiración. Pero en el nuevo estudio no sólo se expandió el período a analizar (1995-2005), sino que también se recurrió a una base de datos nacional (del Ministerio de Salud) sobre causas de defunción, y sus registros se compararon con la evolución del producto bruto interno (PBI) de la Argentina.

Algunos datos macroeconómicos del período estudiado: la tendencia en ascenso del PBI se tuerce en 1998 y, con subas y bajas de por medio, acumula un descenso del 28% para 2002. El desempleo, en tanto, pasa del 12,4% al 18,3% entre 1998 y 2001, para alcanzar el 23,6% al año siguiente, mientras que la tasa de pobreza crece del 25,9% en 1998 al 38,3% en 2001 y al 57,5% en 2002.

¿Cómo se expresan en el cuerpo las crisis que jalonan el período analizado? "La incertidumbre económica genera pánico y estrés -se lee en el estudio-. Ese estrés produce un incremento significativo de la frecuencia cardíaca y la tensión arterial, con el consiguiente aumento de la demanda miocárdica de oxígeno y la rotura de placas [de colesterol] vulnerables", que son las que pueden obstruir una arteria cardíaca o cerebral.

El resultado, según las condiciones cardio y cerebrovasculares previas de cada persona, puede ser una insuficiencia cardíaca, un infarto o un ACV. "La tensión emocional puede interferir a través de distintos factores con el funcionamiento del aparato cardiovascular", agrega el doctor Sosa Liprandi, jefe de Cardiología del Güemes. En las conclusiones del estudio, él y sus colegas sostienen que se puede "considerar a las crisis económico-financieras un nuevo factor de riesgo psicosocial".

Angustia y desamparo

"Las crisis económicas no están ajenas a las crisis en lo emocional, que son capaces de gatillar o provocar problemas cardiovasculares", opina sobre el nuevo estudio el doctor Alberto Alves de Lima, subjefe de cardiología clínica del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA).

"La crisis de 2001 definitivamente influyó en la salud de los argentinos -agrega el cardiólogo-. En nuestra unidad coronaria aumentaron las internaciones por eventos cardiovasculares, y desde el consultorio podía percibirse una situación de desamparo y angustia marcada. No había prácticamente ningún paciente que dijera que su actividad laboral ni que su situación económica iba bien."

Los números

5,4% aumentó la mortalidad
En la crisis de 1998-1999 se revirtió el descenso sostenido de las defunciones por causas cardiovasculares.
13% creció el infarto cerebral En el "corralito" de 2001-2002 hubo un aumento de los ataques cerebrales en personas menores de 65.
3027 cecesos extra en el país En 1999 hubo 2379 muertes más que en 1997 por infartos; el resto fue por enfermedad cardiovascular.
619 muertes adicionales por ACV A diferencia de 1998-1999, el infarto cerebral fue la principal complicación dos años después.

 

Temas: Salud     

Últimos Comentarios


Seguí Leyendo

10.04.2014 | Día Mundial de la Actividad Física |

Moverse es más calidad de vida

Se sugiere hacer 30 minutos diarios de actividad física, y hacer pausas en el trabajo cada dos horas para elongar los músculos.Leer »

26.03.2014 | Elija con inteligencia |

Haga reemplazos saludables en sus comidas

Muchos alimentos se pueden sustituir por otros más convenientes para la salud, con amplia ganancia en valor nutritivo.Leer »

Ver más

o Registrate






Recuperar Contraseña